custom_avatar
Por el 25 de noviembre de 2013 - RSE blog

El compromiso con el desarrollo sostenible (DS) es muy importante para nosotros debido a su relación directa con la visión de nuestra empresa, la cual consiste en ser líderes en la puesta en marcha de las mejores prácticas en términos de responsabilidad social de las empresas (RSE).

Asimismo, se trata de algo inevitable si queremos ser coherentes con nuestro producto y el mensaje que transmitimos a nuestros clientes, a la comunidad y a todas las partes interesadas. De hecho, ofrecemos una solución que permite optimizar los procesos de negocios de nuestros clientes, asegurándonos que estén preparados para cumplir con los compromisos relacionados con el desarrollo sostenible y la responsabilidad social de las empresas. El inicio de un enfoque interno con el DS nos ha llevado a considerar  a las partes interesadas y emprender un diálogo con ellas, y/o con  personas que tengan un interés directo o indirecto con nuestras actividades. El concepto de gestión de las partes interesadas ha sido la piedra angular de nuestros productos y servicios, su puesta en marcha ha aumentado la comprensión de los desafíos que enfrentan nuestros clientes, principalmente en los aspectos relacionados con la RSE. Queremos actuar como mediadores en términos de desarrollo sostenible y creemos que la mejor manera de lograrlo es poniéndolo en práctica.

Es así como después de tres años, hemos venido realizando anualmente una rendición de cuentas sobre nuestro desempeño económico, ambiental y social basándonos en las líneas directivas G3 de Global Reporting Initiative (GRI), una red de acción que ofrece un sistema reconocido mundialmente para la presentación y el análisis de informes relacionados con el desempeño económico, ambiental y social. Nosotros hacemos verificar cada reporte por un tercero con el fin de validar nuestros procesos internos, la calidad de los datos al igual que la conformidad del proceso de la información en relación con las exigencias y los indicadores de la GRI. Adicionalmente, sometemos nuestros reportes a una verificación por la GRI con el fin de que sea confirmada la coherencia de nuestro enfoque con sus líneas directivas. La presentación anual de nuestro desempeño permite hacer seguimiento a la evolución de nuestro enfoque de DS así como identificar las áreas a mejorar en un proceso de mejoramiento continuo.

Acabamos de finalizar nuestro cuarto reporte de desarrollo sostenible que cubre el ejercicio financiero del año 2012. Obtuvimos el nivel de certificación C+ de la GRI, que comprende una presentación del perfil de la empresa y un mínimo de 10 indicadores de desempeño. Cada categoría (económica, ambiental y social) debe ser representada al menos por uno de esos indicadores. El proceso de evaluación de nuestro desempeño ha requerido del análisis de los vínculos sostenidos con nuestras partes interesadas, ya sean nuestros empleados, nuestros clientes, nuestra comunidad o cualquier otro grupo que tenga relación con Boréalis. De igual manera fue evaluado nuestro sistema administrativo y la integración del desarrollo sostenible en nuestras actividades diarias.

El año 2012 fue un año crucial, pues fue el año en el cual nuestro excepcional crecimiento nos permitió pasar de ser una pequeña empresa a una mediana empresa. Esta expansión ha generado grandes desafíos y preocupaciones, impidiendo alcanzar algunos de nuestros objetivos relacionados con el desarrollo sostenible.

El reporte del 2012 destaca las actividades e iniciativas realizadas en el transcurso del año, así como la dirección que deseamos seguir. Nuestra prioridad es consolidar e integrar las acciones relacionadas con el DS al nuevo plan estratégico de la empresa que se encuentra en proceso de revisión. Además, nuestra expansión a través del mundo nos propone un gran desafío: integrar el total de nuestras actividades en el informe de rendición de cuentas. Actualmente, los datos económicos y sociales recolectados son relacionados a nuestras actividades en Canadá y en el exterior, mientras que aquellos asociados a nuestro resultado ambiental solo se refieren a las oficinas que conforman la sede principal de Boréalis en Magog. Habrá entonces que implementar un sistema de gestión de la información ambiental en las otras oficinas en el curso de los próximos años.

Otro desafío a tener en cuenta concierne a la evolución de las líneas directivas de la GRI hacia una nueva versión G4. Las empresas que siguen las directrices GRI deberán ajustarse de aquí al 2015. De hecho, la GRI reviso sus líneas directivas para mejorar la calidad técnica, con el fin de eliminar las ambigüedades y limitar las interpretaciones divergentes. El objetivo de este redireccionamiento es de armonizar aun más este sistema con otras normas internacionalmente aceptadas y además suministrar nuevas directivas para la identificación de aspectos pertinentes que deben estar incluidos en el proceso de rendición de cuentas. Ahora, el énfasis se centra en la exigencia de la GRI relacionada con el principio de pertinencia y las informaciones suplementarias del contenido a difundir. Esta nueva versión se adapta mejor al contexto de PYMES, para la cual esperamos a partir de la fecha prepararnos y ajustarnos de la mejor manera posible.

Discussion