custom_avatar
Por el 28 de Febrero de 2013 - RSE blog

Recomendaciones para proyectos extractivos

Las actividades de consulta y comunicación con los interesados deben establecerse de forma amplia e inclusiva a lo largo de toda la vida de un proyecto y no solamente para dar cumplimiento a leyes o exigencias establecidas por el gobierno (ejemplo: aprobación de Estudio de Impacto Ambiental – EIA) o el prestatario. Ya que con esta visión a corto plazo se convierten en un conjunto de reuniones que no tienen valor, ni proporcionan ninguna utilidad para establecer relaciones constructivas con las comunidades.

Este artículo – el cual está dividido en dos posts – se expondrán algunas prácticas que han demostrado dar buenos resultados en diferentes proyectos del sector extractivo (petróleo, minería y gas) cuanto a mantener una relación eficiente con los interesados. Es importante mencionar que antes de implementar las recomendaciones ofrecidas, se debe analizar su aplicabilidad a cada contexto específico. 

Identificación de interesados

El primer paso es identificar quienes son los interesados del proyecto. Es decir quiénes son afectados directa o indirectamente. Se debe establecer a las personas, organizaciones y/o grupos claves y su relación, y comprobar los líderes de las diferentes organizaciones.

La identificación de los interesados se vuelve más sensible en aquellos casos en los que existen comunidades indígenas o grupos vulnerables que pueden verse no representados, y el tema de género en contextos específicos.

No debe olvidarse que el gobierno es un actor primario y que las asociaciones ya conformadas y en funcionamiento pueden ser aliados para implementar proyectos, o validar ante la comunidad la rendición de cuentas de la empresa.

Una herramienta que puede ayudar a identificar a los posibles grupos de interés, es el listado que ICMM propone en el documento “Kit de Herramientas de Desarrollo Comunitario”.

Análisis de interesados

Una vez identificados los interesados, continúa el análisis de los mismos, que comprende conocer en qué manera y medida serán afectados por el proyecto. Determinar su interés y  su actitud o posición hacia el mismo.

Hay que tener presente que no todos los individuos que integren un grupo u organización tendrán la  misma posición u opinión hacia el proyecto o diferentes temas relacionados al mismo (Ej. Obras complementarias, Reasentamiento, empleo local, etc.). Una vez identificados se debe seleccionar el tipo de comunicación que se realizará.

Una vez que se conocen e identifican los diferentes tipos de interesados es posible tener criterios para evaluar diferentes alternativas para mejorar la relación entre la empresa y los diferentes Stakeholders.

Bases fundamentales

En un sentido básico, se debe tener en cuenta que para cualquier interacción hay reglas básicas a seguir, como  la atención, el respeto, el cumplimiento de la palabra, la imparcialidad y la transparencia son aspectos fundamentales que ambos interlocutores deben trabajar en mantener continuamente.

Atención: para la seguridad, la salud y el bienestar de los empleados, contratistas, socios y las comunidades de acogida

Respeto: para las personas y el medio ambiente,  asegurando la sensibilidad a los temas y la capacidad de respuesta a los valores de la sociedad de acogida, es decir a la comunidad receptora

Rendición de cuentas (Accountability): para cumplir  lo que se dice que se realizará. Mantener y respetar los compromisos

Imparcialidad: como la base para la distribución de beneficios y oportunidades a los empleados, las comunidades de acogida y los gobiernos

Transparencia: interactuando de una manera abierta e inclusiva, para abordar conjuntamente los desafíos y oportunidades a los que se enfrentan.

Vea También:
Mejorar la interacción con los interesados (Parte 2)

Discussion