Gestión de la biodiversidad en el sector extractivo: desafíos y buenas prácticas

Las empresas que trabajan en los sectores de minería, petróleo y gas se enfrentan a importantes desafíos en la gestión de la biodiversidad.

Esta situación se presenta tanto en entornos no dañados, como en aquellos que han sido afectados por la deforestación, destrucción del hábitat, caza, recolección, o bien otras actividades humanas. Es importante señalar que en las regiones tropicales y en las áreas donde los hábitats de especies endémicas de aislamiento geográfico ya han sido degradados o destruidos, el impacto a la biodiversidad de las empresas extractivas puede ser particularmente grave.

Tipos de impactos

Los impactos sobre la biodiversidad en el sector extractivo pueden incluir la reducción de poblaciones de flora y fauna, pérdida de especies, degradar el aire y la calidad del agua en los ecosistemas afectados por el proyecto, así como provocar alteraciones de los regímenes hidrológicos y las funciones del ecosistema a nivel de paisaje. Los habitantes de esas zonas también pueden verse afectados por estos impactos, ya que su subsistencia depende a menudo del uso de los recursos para la alimentación, vivienda, ingresos y otros servicios del ecosistema, lo que deriva en ocasiones en un descontento entre los actores locales sobre las consecuencias del desarrollo del proyecto.

Gestión de impactos

Es esencial para las empresas que operan en la industria mineras, de petróleo y gas, a fin de administrar inteligentemente sus impactos sobre la biodiversidad. Las mejores prácticas del sector enfatizan evitar minimizar y mitigar los impactos de la biodiversidad, en ese orden. Cuando esto no sea posible, se anima a las empresas a poner en práctica programas de compensación que permitan alcanzar «cero pérdida neta» de la biodiversidad. A menudo tales p