Oportunidades, desafíos y riesgos sociales de la reforma energética en México

Oportunidades, desafíos y riesgos sociales de la reforma energética en México

El mes de Julio del 2015 marcaba un momento importante para la economía mexicana : era la primera vez que el país permitía la participación de inversionistas privados en las subastas para los recursos de petróleo, gas natural y de lutitas (esquisto) en aguas profundas y no profundas, así como otras reservas energéticas. Desde hace más de 50 años la sociedad estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene el monopolio de los recursos naturales del país. Si bien es cierto que el Estado transfiere una parte del control de la industria con esta reforma, existe una fuerte posibilidad de que Pemex se mantenga como el actor dominante del mercado. En total, se estiman a más de 100 mil millones el numéro de barriles de petróleo y gas natural alojados en el suelo árido del vecino sureño de Estados Unidos.

La primera sesión de subastas no se desarrolló tan bien como el gobierno mexicano lo había esperado. La tasa de éxito de 14 por ciento está lejos de la tasa esperada de 30-50 por ciento para considerar el evento como exitoso. Para mayor información sobre el desarrollo del evento, consulte este artículo Bloombinerg (inglés).

Son varias las razones que han motivado al Presidente Enrique Peña Nieto para emprender la reforma energética mexicana, siendo la principal razón la lucha de Pemex por seguir el ritmo de la revolución tecnológica que la industria ha conocido durante los últimos diez años. La explotación de pozos de hidrofracturación representa un desafío importante porque las infraestructuras de la región de México abiertas a los inversionistas se encuentran subdesarrolladas : no hay carreteras, ni tuberías, ni fábricas de tratamiento. Además, las nuevas tecnologías de hidrofracturación y de perforación en agua profunda que han surgido en Estados Unidos y que permiten alcanzar nuevos yacimientos aún no han atravezado la frontera.

Aunque los texanos tengan la tecnología necesaria para desarrollar este mercado, están listos para afrontar los desafíos adicionales que les esperan?

Aparte de la falta de infraestructuras actualizadas en México, los inversionistas deberán tener en cuenta los numerosos desafíos que encontrarán al iniciar sus operaciones. La hidrofracturación necesita mucha agua, pero las reservas de gas de lutitas se encuentran en el noreste, en las provincias de Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila, territorios con pocas reservas de agua. Coahuila es la segunda provincia más seca del país. Los agricultores ya utilizan los tres cuartos de agua disponible, dejando pocas cantidades para otros fines y limitando el desarrollo de la hidrofracturación a largo plazo. Con un acceso muy limitado al agua, problemas de seguridad relacionados con los cárteles de la droga y con poca infraestructura, ¿existen ventajas o soluciones para las empresas privadas si desean alcanzar el éxito en la extracción de los recursos naturales de México?Otro factor crítico, específico de la región, es la presencia de cárteles de la droga. El gobierno mexicano declara que la región es segura, pero la realidad parece ser distinta puesto que allí suceden diversos incidentes. Las autoridades mexicanas esperan que la creación de empleos para la gente de la región aumente la seguridad, evitando probablemente que trabajen para los cárteles.
Mexico-resources