Justo a tiempo para la Convención Internacional de PDAC, Deloitte ha publicado su edición 2018 del informe Seguir las tendencias: los 10 problemas que afectarán la industria minera en el próximo año. Para el décimo aniversario del informe, los profesionales de la industria minera de Deloitte comparten su experiencia para ayudar a identificar las estrategias ganadoras para las empresas mineras.

Dos capítulos nos han interesado particularmente: La imagen del sector minero y Transformar las relaciones con los grupos de interés.

Las relaciones con los grupos de interés y las cuestiones de reputación social siguen siendo preocupaciones importantes.

En términos generales, las organizaciones mineras entienden que las percepciones negativas pueden no sólo pueden empañar su reputación e influir en el curso de las acciones, sino que también pueden provocar protestas y actos de violencia por parte de las comunidades, lo que conlleva la pérdida de aceptación social.

De hecho, Deloitte señala que varias compañías mineras han comenzado a adherirse voluntariamente a los estándares de desarrollo sostenible (Taskforce for Climate-related Financial Disclosure, Global Reporting Initiative y Carbon Disclosure Project).

Sin embargo, devolver a la comunidad y tomar medidas para el beneficio del medio ambiente no es suficiente. Las empresas mineras deben hacerlo con transparencia y bajo una óptica de desarrollo sostenible.

Además, a pesar de varios intentos por recuperar su aceptación social, la reputación de la industria sigue manchada en varios países porque muchos ciudadanos equiparan las minas, el daño al medioambiente y los impactos negativos en las comunidades.

Por lo tanto, las empresas mineras deben, más que nunca, tratar de recuperar la confianza de los interesados.

En este contexto particular, he aquí según Deloitte, algunos aspectos importantes que la industria minera debe retener para 2018.

 

Transparencia social: proporcionar una imagen clara de lo que realmente quieren decir los números

Ahora se requiere transparencia para ganar confianza. Las organizaciones mineras deberían comunicar concretamente el valor que aportan a la sociedad.

De hecho, algunas iniciativas sociales desplegadas por compañías mineras en los últimos años no han logrado resultados convincentes. No han podido demostrar su valor y sostenibilidad.

Desafortunadamente, los números en bruto no cuentan una historia convincente.

Las empresas deben proporcionar ejemplos más concretos de cómo sus inversiones y actividades se traducen en resultados sociales mensurables, por ejemplo, el porcentaje de contrataciones locales o la cantidad de trabajadores que han encontrado un trabajo exitosamente después del cierre de una mina.

En lugar de dar demasiada información, las organizaciones deben proporcionar una imagen clara de lo que realmente significan las cifras.

También deberían ser más proactivas al presentar los impactos que tienen en las comunidades locales y en los países, no solo en la contratación y la inversión en infraestructura, sino también en relación con un mejor acceso a la educación y el desarrollo de programas de salud.

En lugar de hacer filantropía monetaria haciendo donaciones que se detienen cuando la mina cierra, algunas organizaciones mineras han comenzado a donar parte de sus ingresos locales a las fundaciones para empoderar a los miembros de la comunidad y redistribuir según las necesidades reales de los lugareños.

Sin embargo, una vez más, es esencial notificar estas acciones y demostrar claramente cómo benefician a la comunidad.

Inversión social guia digital

Adoptar tipos de relaciones más colaborativas con los grupos de interés

“Si hay un área en la que la industria debe al mismo tiempo colaborar e innovar, es la forma en que trata a las comunidades y los gobiernos. Es hora de que las compañías mineras cambien su enfoque en la gestión de los grupos de interés. En lugar de abordarlo como un costo de cumplimiento, las empresas deben determinar cómo producir un impacto social concreto que beneficie a los diferentes grupos de partes interesadas.”

Andrew Lane, Jefe del Sector Minero, Deloitte Africa

Podemos ver declaraciones públicas cada vez más decisivas sobre la responsabilidad social corporativa.

Sin embargo, para trasladar las estrategias de RSC al siguiente nivel, todas las organizaciones deberían entender que las personas son sus verdaderos activos.

Las compañías mineras más grandes ya están trabajando con el gobierno y las comunidades locales, pero todavía es algo inestable.

Deberían reunirse periódicamente con los grupos de interés más importantes, antes, durante y después de que una mina esté en funcionamiento. Es más que solamente una historia de relaciones públicas. Esto le da a las empresas la confianza para poder responder a las críticas, ya que saben que respetan las opiniones de las comunidades locales y las incorporan en su estrategia.

Adoptar un enfoque colaborativo es un factor de éxito. En términos concretos, esto significa establecer un equipo que se comprometa a trabajar en estrecha colaboración con los grupos de interés, motivándolos y comenzando las negociaciones lo antes posible.

Deloitte advierte que la transformación de las relaciones con las partes interesadas no será fácil.

Si las compañías mineras realmente quieren cambiar para mejorar, necesitan hacer algo más que crear mapas de los diversos mercados afectados por sus actividades para identificar a los que toman las decisiones y a los detractores potenciales.

También deben hacer comprender el valor compartido con las comunidades y gobiernos locales. Esto significa ir más allá de las acciones unidireccionales que las empresas suelen tomar (como donaciones, filantropía, contrataciones preferenciales y cumplimiento legal) para adoptar un enfoque de relaciones más colaborativo.

 

Medir y demostrar el desarrollo sostenible

Declarar sus acciones ligadas al desarrollo sostenible demuestra un compromiso real.

Deloitte señala que las compañías mineras deberían invertir en herramientas que puedan ayudarlas a informar de manera consistente y con el mismo rigor asociado a la comunidad financiera. El software utilizado podría incluso dar algún valor agregado al permitirles guiar sus decisiones estratégicas.

¿Está listo para llevar su desempeño social al próximo nivel? Solicite una demostración hoy y descubra cómo Boréalis puede ayudarlo a implementar un proceso transparente contribuyendo al mismo tiempo en el beneficio de las comunidades locales.

Sobre Patrick Grégoire
While working on a major pipeline in 1998 Patrick had the creative epiphany which led to the establishment of Boréalis. Companies were just starting to consider community and social risk as part of the execution of their projects - and the implementation of international social impact programs was still in its nascent stage. Six years later, Boréalis was born and rapidly grew into a leader in the Social Performance marketplace. Implementation of the Boréalis solution with global players in the natural resources arena validated Patrick's vision for success. For the past two decades, he has continued his leadership role in major infrastructure initiatives around the world - including pipelines, transmission lines, hydro-power, mines, oil fields, wind power, roads, port, and railway projects.

Discussion