custom_avatar
Por el 9 de enero de 2014 - RSE blog

Las catástrofes naturales como el tifón « Haiyan » en las Filipinas nos recuerdan hasta que punto nosotros podemos estar a la merced de los elementos de la madre naturaleza. De un día a otro, ellos pueden causar enormes daños en una comunidad, tanto en el plano económico como ambiental. Debido al cambio climático, empresas, organizaciones, gobiernos y comunidades son cada vez más solicitados para establecer alianzas y participar en la preparación ante las situaciones de emergencia.

Gerenciar el caos

Las semanas que siguen a una catástrofe natural son muy complicadas para las víctimas. Además de los traumatismos generados por los muertos y los heridos, las poblaciones deben frecuentemente afrontar el hambre, encontrar agua potable, buscar familiares desaparecidos, etc. Pasados los primeros meses, las comunidades recuperan poco a poco su rutina, pero debido a que los ingresos de los países en vía de desarrollo dependen en gran medida de la agricultura y la ganadería, los daños generados a las tierras, la maquinaria agrícola y la pérdida de los animales de la granja, conllevan a que la recuperación económica sea mas difícil.

¿Deben las empresas ayudar a las comunidades?

Los grandes proyectos de infraestructura en el sector minero, petrolero y de gas se encuentran principalmente en países en vía de desarrollo y una gran parte de ellos son administrados por grandes compañías. Si bien al momento que un desastre natural golpea un país, las empresas se encuentran frecuentemente en posición de ser los primeros en responder. ¿Cual deberá ser el rol de una compañía en estas situaciones? Si la población tiene la impresión que la empresa no ha contribuido a aliviar su sufrimiento, las comunidades comprometidas  en el proyecto podrían volverse menos receptivas. De otra parte, si la compañía interviene vigorosamente pero coordina mal sus actividades con las autoridades responsables de la atención de la emergencia, generando problemas de comunicación y logística, estos pueden afectar la relación a largo plazo con algunas de las partes interesadas del proyecto.

Para evitar tales circunstancias, muchas compañías ayudan a sus partes interesadas a prepararse a la situaciones de emergencia, ya que es poco probable evitar las catástrofes naturales, por el contrario es posible prepararse con el fin de reducir la incertidumbre.

La mayoría de las grandes compañías que operan en los países en vía de desarrollo cuentan con planes para evacuar a sus empleados y proteger sus infraestructuras. Sin embargo, esos planes de emergencia no siempre toman en consideración las necesidades de las comunidades en estas situaciones, tales como alimento y refugio para ayudar a las víctimas. Por lo tanto, las empresas pueden contribuir enormemente a la preparación de las medidas de emergencia identificando por ejemplo a los actores claves y los líderes en las comunidades, al igual que los puntos vulnerables en casos de desastre.

Construir relaciones sólidas

Si las empresas se comprometen con las comunidades antes de que se produzca una catástrofe, si tejen con ellas relaciones auténticas y sólidas mediante la creación de sociedades con empresas locales contribuyendo a la economía local, las crisis generadas por las catástrofes serían mucho más fáciles de coordinar. Existirá siempre la incertidumbre, pero las decisiones serían más fáciles de tomar. Incluso cuando se enfrentan a la crítica del público, las empresas que han construido buenas relaciones con las comunidades cuentan con mejores recursos para encontrar las soluciones: tener un buen plan de trabajo facilita la resolución  de conflictos.

A continuación citamos algunas fuentes de información adicionales:

Public-Private Partnerships and Disaster Resilience. Informe de la APEC que sirve como documento de referencia sobre la manera de crear asociaciones, buenas prácticas y que presenta un estudio de caso (en ingles solamente).

Guiding Principles for Public-Private Collaboration for Humanitarian Action. Documento publicado por el Foro Económico Mundial y la Oficina de la Coordinación de negocios humanitarios de las naciones unidas (en ingles solamente).

Para mayor información sobre el sistema de gestión de partes interesadas de BoréalisIMSMC

Discussion